Vistas de “otro planeta” sin salir de Zaragoza

Vistas de “otro planeta” sin salir de Zaragoza

¿Quién dice que un lugar árido no puede ser bonito? A poco más de una hora de Zaragoza, se encuentran los Aguarales de Valpalmas. Un pequeño lugar mágico que nos descubre lo que la naturaleza es capaz de crear. Texto y fotografías por Belén Sancho.

Cuánto nos cuesta a veces valorar lo que tenemos al lado. A veces por desconocimiento y otras por vanidosos. No soy muy dada a los viajes domingueros, pero al ver mi lista de “lugares pendientes” en Aragón y ver que todavía no había tachado este lugar, me hizo sentir vergüenza. Así que me puse las deportivas, cogí la mochila y puse rumbo a los Aguarales de Valpalmas, también conocidos como Aguarales de Valdemiraz en Valpalmas.

Cómo llegar

El acceso al lugar es muy sencillo. Desde Zaragoza cuesta poco más de una hora. Hay que tomar la salida a “Zuera norte”, donde cogeremos la carretera con dirección “Ejea”. Un recorrido en línea recta y sin demasiado tráfico normalmente.

Existen dos opciones para llegar: pasando por el propio pueblo de Valpalmas, o la que yo hice. En Las Pedrosas, tomamos la dirección hacia Piedratajada. Es una carretera muy estrecha, pero recién asfaltada, con lo cual resulta cómoda para conducir.

Pasado Piedratajada y en dirección hacia Valpalmas, llegará un punto donde nos señalará un cartel a mano derecha los “Aguarales”. Tomas esa salida y quedarán aproximadamente un kilómetro y medio/dos para llegar. Es un camino de piedras y tierra, por lo que no hay que fiarse demasiado, ya que hay algún agujero. Pero yendo con cuidado, se puede llegar tranquilamente y sin problemas.

En el lugar, hay un espacio para aparcar los coches y una mesa de merendero. Muy fácil de llegar, sin pérdida, en una mayoría de trayecto en línea recta.

No, no es un lugar de ciencia ficción

Los Aguarales de Valpalmas se han formado a lo largo de 25 millones de años. Y hoy vemos el resultado de ese proceso donde el agua y la erosión han dado lugar a un paraje singular. El término “aguaral” es aragonés, el equivalente en castellano sería cárcavas.

La ruta de los aguarales se divide en dos: una ruta exterior y otra interior. Decidimos comenzar por esta última, porque habíamos visto fotos y teníamos muchas ganas de poder verlos más de cerca. En ambos recorridos, todo está perfectamente protegido y delimitado, y es importante seguir la zona marcada para una mayor seguridad y, ante todo, la preservación del entorno.

Aguarales de Valpalmas

Hay que ir bien ataviado para no resbalar, pero el terreno está bastante bien, en comparación a otras rutas que he hecho otras veces. Es un recorrido cortito, pero muy bonito donde puedes ir observando lo que el paso del tiempo y la erosión han provocado en la arcilla y arena.

“Cada vez que cae una gota, el paisaje cambia. Nunca lo veréis igual”, escuchamos explicar a un hombre. Y tiene razón. Este paraje está vivo y, por tanto, es cambiante. La caída de las primeras gotas provocan esos cambios y, dependiendo de la intensidad, hacen que el agua fluya entre las laderas y vayan transformando el terreno.

Donde mejor se puede comprobar el estado del mismo es desde el recorrido interior. Ahí vemos de una manera más cercana la textura y forma del terreno que parece que forma una cordillera en pequeña escala con diferentes picos y montañas.

Desde el recorrido exterior, podremos ver los Aguarales de Valpalmas desde arriba.

Aunque el recorrido exterior tampoco desmerece. Desde arriba, hay un mirador donde podemos observar de forma muy clara todo el terreno y verlo desde una perspectiva diferente.

La sensación que provoca este paraje es de estar inmerso en una película de ciencia ficción. De hecho, sería un escenario ideal para filmar una. Y es que, a pesar de ser un paisaje árido, el lugar resulta increíble y muy peculiar. Si eres tan aficionado a la fotografía como yo, no podrás dejar de disparar fotos.

Más fotos de los Aguarales en mi cuenta de Flickr

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Año de nieves

Año de nieves

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Roma: los caminos que conducen a ella

Roma: los caminos que conducen a ella

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.