Silvia Cebolla: “Tenemos que querer más a nuestra cultura, a nosotros mismos y a nuestra tierra”

Silvia Cebolla: “Tenemos que querer más a nuestra cultura, a nosotros mismos y a nuestra tierra”

Aragón celebra cada 23 de abril el día de su patrón: San Jorge. Una fecha para reivindicar la cultura, la historia y la lengua aragonesa. Desde hace años, personas como Silvia Cebolla, presentadora en Aragón Televisión, trabajan para dar una mayor visibilidad al aragonés. Texto por Belén Sancho Ligorred.

¿Cuántas veces has oído hablar del aragonés como una lengua muerta? Cada vez más, se está dando una mayor visibilidad a la lengua y resulta fácil que nunca poder aprender. Aragón Televisión dio el paso emitiendo el primer programa en aragonés y que lleva el nombre de “Charrín Charrán“. Silvia Cebolla es la presentadora de este formato cuyo interés por el idioma comenzó muy pronto.

¿En qué momento sintió la llamada del aragonés?

Desde jovencica subía al Pirineo, pues iba de vacaciones y sabía que existía una lengua que era el aragonés que era propia de aquí. En la adolescencia, empecé a interesarme, pero no conocía a nadie para llegar al aragonés. Ahora es mucho más fácil. En aquella época, no había mucha información, pero buscando y preguntando a gente me nombraron a Nogara. Me apunté cuando empecé a la universidad y ya llevaba tiempo queriendo aprender.

Algunos hablan del aragonés como una lengua muerta, ¿qué les diría?

Una de las cosas que hacemos en clase el primer día es desmitificar este tipo de cosas. No es cierto, porque para que una lengua muera en algún momento de la historia se ha tenido que dejar de hablar y no es el caso del aragonés. Desde que se empezó a hablar aragonés hasta la actualidad, no ha habido ninguna interrupción en el tiempo. Actualmente, hay diferentes estadísticas que dicen que hay entre 10.000-20.000 hablantes nativos. Yo, por ejemplo, no estoy dentro de esas listas porque no soy nativa, aunque hable aragonés.

Aragón Televisión lanzó Charrín Charrán haciendo una gran apuesta por el aragonés, ¿está recibiendo la acogida que esperaban?

Llevábamos siete años intentando que saliera este programa, después de varias  intentonas y el canal se decidió. Estamos supercontentos porque la respuesta de la gente ha sido estupenda. A todo el mundo le ha gustado, no hemos visto que haya habido ninguna queja. El tema lingüístico, por desgracia, está muy politizado y hay gente que, de según qué ideas, pues puede tener en principio cierta reticencia, pero como hemos tratado todo con mucho cariño y mucho respeto, tampoco hemos dado oportunidad a que nadie haga una crítica en ese sentido y hemos demostrado que el aragonés es una lengua como otra cualquiera. Esa es una de las claves para esa buena acogida.

“El aragonés no está muerto, porque nunca se ha dejado de hablar”

La influencia del aragonés llega hasta nuestros días, aunque no nos demos cuenta a la hora de hablar, ¿no cree?

Aunque el aragonés, actualmente, solo se hable en el Alto Aragón, hay que tener en cuenta que se habló en todo Aragón. En la parte de la Franja no, porque ahí se sigue hablando catalán, pero en el resto se hablaba aragonés. En Zaragoza, hay muchas palabras, muchas expresiones y toponimias en aragonés. Cuando vamos fuera nos damos cuenta de que, dentro del castellano, hablamos un castellano de Aragón incluyendo estas palabras aragonesas que tienen que ver con lo que se hablaba antes en Zaragoza. 

¿Considera que el papel de las redes sociales está ayudando a visibilizar la lengua aragonesa?

Muchísimo. Las redes sociales han ayudado a que la gente no diga soy de Aragón y no he escuchado nunca a nadie hablar aragonés. Eso ya ha cambiado. Se ha visto en los últimos tiempos desde iniciativas musicales, en mi caso que hice un canal de YouTube y muchísimas otras cosas que han ayudado a dar esa visibilidad. Las redes sociales han democratizado la información, pues cualquiera desde su propia casa puede crear contenido. La gente que ha estado interesada ha empezado a ver ese contenido e incluso personas que no conocen la lengua, pero le interesa, le gusta y quiere conocer más. A través de pequeñas iniciativas, se da esa oportunidad y que todo el mundo pueda saber cuál es la situación de la lengua y cómo suena. 

En línea a esto que comentábamos, ¿cree que esta es una de las razones por la que cada vez más jóvenes se interesan por el idioma?

Yo creo que sí. He utilizado en los últimos años mucho Instagram y todo mi contenido está en aragonés. La mayor parte de la gente que me sigue no lo habla, pero sí tiene ese interés. El público que ve esa red social es gente muy joven, entonces eso les anima a apuntarse. Interesa que la gente joven, que tiene muchos años por delante para seguir aprendiendo y difundiendo, aprenda la lengua. Antes, la media de las personas que se apuntaban era más mayor, quizás porque la gente joven lo conocía menos. 

¿Cree que es posible la inclusión de una asignatura sobre la cultura aragonés?

Es muy importante. Además de la lengua, que creo que es una asignatura que debería existir y que existe en los coles de los pueblos en los que se habla y, en muchos casos, es optativa o es una extraescolar. Una asignatura de cultura de Aragón sería muy importante, porque tenemos un patrimonio material, artístico, una historia, una lengua, una cultura que si no se da en las escuelas, ¿dónde la vamos a poder aprender? 

“Tenemos un montón de patrimonio que se está tirando a la basura”

En días como San Jorge, se ve la invisibilización, en parte, de los medios de comunicación…

Cuando pones los medios de comunicación a nivel estatal, el 23 de abril es el libro y la rosa, Sant Jordi. Nadie piensa en Aragón ni en lo que tenemos aquí. Estoy de acuerdo en que hay una invisibilización, por eso creo que es importante por parte de los aragoneses y aragonesas, empoderarnos y querer más nuestra cultura. Es un gran error tener ese odio hacia otras culturas, como puede ser esa catalanofobia que nos han intentado meter por activa y por pasiva a los aragoneses, con la que estoy totalmente en desacuerdo. No hay fijarse en los demás y debemos valorar lo nuestro, porque tenemos muchísimas cosas que no estamos valorando. Están siempre con el tema de los bienes de la Franja y tenemos un montón de patrimonio que se está tirando a la basura. Tenemos que querer más a nuestra cultura, a nosotros mismos y a nuestra tierra, eso se reflejará en que nos harán más caso. 

Además de en la tele, también le podemos ver en su canal de YouTube y leyendo su libro de recetas. ¿Cómo nacen estos proyectos?

Daba clases en Nogara, que es una escuela de aragonés que está en Zaragoza y donde aprendí. Hasta hace dos años y medio-tres, tenía un bar en Zaragoza que se llama A Flama. Los alumnos necesitaban material en aragonés audiovisual, porque no había o era muy limitado. Y dije por qué no crear un canal de cocina vegana para que todo el mundo pudiera comer esas recetas. Me pareció una cosa chula mezclar ambas cosas. Esto se pudo hacer gracias al esfuerzo de muchas personas como Edu Laga o Carlos Mainz, porque yo no tenía ni idea de grabarme, ni de editar vídeos. Gustó y decidí hacer el libro de recetas en aragonés. Fernando Romanos colaboró, preparando un pequeño vocabulario, para que la gente que no supiese, pudiera consultar.

A través de estos proyectos, se da una gran visibilidad del aragonés. ¿Han tenido la acogida que esperaba?

¡Ha superado las expectativas! Cuando lo hice no sabía si iba a gustar o no, pero me he dedicado a hacer siempre muchos proyectos en este sentido y siempre he salido contenta. En A Flama, todo era en aragonés y estaba orientado a que la gente pudiera leer la carta así. Al principio, cuando la leían, se miraban raro. Pero esa era la pregunta que queríamos generar y al final lo acabaron aceptando. Con YouTube pasó igual. El sentido no era tener más suscriptores, es que  la gente escuchara hablar aragonés y estoy cerca de los 2000 suscriptores. 

Para finalizar, ¿conoce algún dicho aragonés que nos anime a mejorar esta situación?

Sin reblar es un dicho superaragonés y con el que todo el mundo se siente identificado, porque no hay que reblar. Hay dichos para todo. El sin reblar yo creo que iría perfectamente para esta situación. 

*Fotografía facilitada por Silvia Cebolla

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Una vida de teatro

Una vida de teatro

“La situación que se vivió el 10 de febrero no se la deseo ni a mi peor enemigo”

“La situación que se vivió el 10 de febrero no se la deseo ni a mi peor enemigo”

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.