Visita al Pueblo Viejo de Belchite | Periodista Intrépida
1589
post-template-default,single,single-post,postid-1589,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Belchite: el reflejo y dolor de una guerra

Visita al Pueblo Viejo de Belchite

Belchite: el reflejo y dolor de una guerra

Pasear por las calles del Pueblo Viejo de Belchite te transporta a unos años donde todo un país se encontraba en plena Guerra Civil. Sus calles son un fiel reflejo del resultado que deja una guerra para un pueblo. Texto y fotografías por Belén Sancho.

Como cada Semana Santa (ya se ha convertido en tradición), cogí mi mochila y mi cámara y puse rumbo al Pueblo Viejo de Belchite. Un lugar que tenía marcado en mi lista desde hacía muchos años y por fin pude verlo. 

El viaje en carretera fue bastante sencillo, con un trayecto que no superó los 50 minutos. Se llega muy fácilmente (desde Zuera) y hay bastante aparcamiento cerca del lugar de encuentro: el Arco de la Villa de la Plaza Goya del Pueblo Viejo. 

Las visitas que se hacen al pueblo son guiadas y duran en torno a una hora y media. La entrada cuesta seis euros y pueden sacarse online.

Pueblo Viejo de Belchite

Quién no conoce su historia está condenado a repetirla“. Es una frase que siempre nos han repetido muchísimo, tanto que la hemos llegado a interiorizar y que durante mi visita al Pueblo Viejo de Belchite no la pude sacar de mi cabeza. Desde que entré por la puerta, la voz de mi profesora de historia a la que le encantaba esa frase me venía sin cesar. 

De entre todos los viajes y escapadas que he hecho, quizás, este sea el más triste por el contexto y la historia. Un lugar del que siempre había escuchado hablar y visto en fotos, pero hasta que no lo pisas tú misma no eres consciente de qué ha quedado después de todo. 

Pueblo Viejo Belchite

Se habla de un Belchite antes y después de la Guerra Civil. Y no es para menos. Lo que supuso para este pueblo la Guerra fue la destrucción. Y no solo de vidas, también de sus hogares, de sus recuerdos. 

Pasear por estas calles provoca una profunda tristeza, aunque considero fundamental la visita a Belchite para conocer lo ocurrido. Escuchar a la guía que nos acompaña durante hora y media resulta muy interesante y ameno, el tiempo pasa volando. 

Mientras va narrando la historia, consigue que me meta en situación e imagine cómo eran las calles. Y es que después del paso de los años y de las inclemencias del tiempo, el deterioro es cada vez mayor. Esta insiste en la importancia de dar más ayudas para la conservación de este patrimonio, ya que lo que hoy son ruinas, mañana puede no ser nada. 

Entrada al Pueblo Viejo de Belchite.

Belchite y los fantasmas

No quiero sonar frívola, pero en la mayoría de las ocasiones que ha salido el nombre de Belchite en mis conversaciones, siempre ha salido el tema de las famosas psicofonías. Iker Jiménez, entre otros, ha hecho varios programas en este pueblo para hablar de este tema. 

Tanto es así, que muchos eligen hacer la ruta nocturna. Confieso que a mí me encantaría hacerlo, pero principalmente porque tengo debilidad por la fotografía de noche. 

Iglesia de San Martín de Tours.

¿Quién no ha escuchado alguna vez las famosas psicofonías de Belchite que cuelgan en la red? Siempre he sido bastante agnóstica con este tema, aunque reconozco haber caído como todos y las he escuchado. 

Todos los pueblos esconden leyendas urbanas y bulos que han pasado de generación en generación. Belchite no podía ser menos. De hecho, antes de irme de viaje, una amiga me avisó de que en algunos puntos del recorrido se dice que el teléfono móvil se apaga o se queda sin batería. No. Al menos, no en mi caso. 

¿Hacia dónde va?

Poema escrito por Natalio Baquero.

Solo es cuestión de tiempo que, si no dan ayudas para conservar el patrimonio del Pueblo Viejo, se terminará perdiendo lo que queda de él. Es una realidad que la propia guía recalcó en varias ocasiones. Y es que no le falta razón. 

Es fundamental la protección del patrimonio para una cultura, y es que parece que nos cuesta valorar lo que tenemos en casa. 

Para mí, ha sido un viaje muy especial y emotivo donde mi cámara no descansó en ningún momento. Por supuesto, no podía irme de allí sin hacer una foto a la famosa copla de Natalio Baquero.

Espero volver en unos años para ver cómo ha evolucionado. Y vosotros, ¿habéis visitado Belchite alguna vez?

Si queréis ver más fotos del viaje al Pueblo Viejo de Belchite las tenéis en Flickr

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies