Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Imagina tener el poder del teletransporte para ir dónde y cuándo quieras. Aunque la inteligencia artificial ha hecho muchos avances, esto todavía no es posible. ¿O sí? Llegamos a Olite (Navarra), motivados por ver su Palacio, también conocido como Castillo de Olite. Lo que no imaginábamos que este lugar conseguiría teletransportarnos a la época medieval con un entorno tan idílico. Texto y fotografía por Belén Sancho Ligorred.

Viajar a la Edad Media nunca ha sido tan accesible, concretamente, a 118 kilómetros y hora y media de viaje (desde Zuera). Un camino fácil que te permite disfrutar del árido paisaje junto a enormes campos de girasoles. Al contrario que otros lugares turísticos, el aparcamiento no resultará un problema.

Un castillo con leyenda

Todo castillo o palacio no puede mantenerse tantos años en pie sin tener una leyenda detrás. La leyenda del castillo de Olite se remonta al reinado de Carlos III El Noble que, acompañado de su león Marzot, paseaban por palacio y escuchaban “ruidos, lamentos y melodías de otros tiempos”, según recoge Felipe Alonso en Leyendas de paradores. Dejando de lado la leyenda, retomamos el paseo donde el sonido de los pájaros y del viento se hicieron protagonistas de la visita.

El palacio es una auténtica joya del Gótico en Navarra. Está divido en tres partes: el Palacio Viejo, las ruinas de la Capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo. Esta última es la visitable para el público y se compone de 21 estancias diferentes. La visita comienza en el Jardín Viejo y continúas hasta la Sala de Excavaciones. Aunque cada rincón es mágico, la primera planta es la que posee un mayor número de estancias.

Uno de los encantos de este lugar es la conexión entre los diferentes espacios. Esto te permite contemplar el palacio desde diversos ángulos, ofreciéndote unas vistas únicas al lugar y a los campos más próximos. Los árboles y las enredaderas aportan un color único al monumento y se encuentran, especialmente, en la planta baja.

Puedes escoger la visita guiada o por libre, nosotros optamos por la segunda opción y eso nos permitió poder marcar nuestro propio ritmo. Es una visita ideal para hacer una breve escapada y obligatoria si vas a pasar por Navarra.

Si quieres ver más fotografías del Palacio Real de Olite, solo tienes que visitar mi cuenta de Flickr.

*El viaje se realizó en 2019.

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Año de nieves

Año de nieves

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Roma: los caminos que conducen a ella

Roma: los caminos que conducen a ella

Jaca: una ventana al Pirineo

Jaca: una ventana al Pirineo

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.