Opinión: Más allá de una traición | Periodista Intrépida
1982
post-template-default,single,single-post,postid-1982,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Más allá de una traición

Artículo de opinión sobre el sentimiento que provoca la traición

Más allá de una traición

Llevaba desde hace tiempo algo ahí metido y creo que es hora de sacarlo. Ya no me cuesta hablar de ello, hasta me río de ello. Por eso, te escribo a ti, que has podido pasar por lo mismo, porque hoy necesito que alguien me escuche. Texto por Belén Sancho Ligorred.

Antes me dolía, ahora prefiero tomármelo con humor. Sí, me han traicionado varias veces. ¿Y a quién no? Con amigos, en pareja, incluso con familiares, todos terminamos experimentando en primera persona y de una manera clara ese sentimiento de traición. Parece que hoy día es lo normal, al menos es lo que reflejan en redes sociales. Sin embargo, la realidad es otra. Al menos la que yo he padecido.

La traición es uno de los peores sentimientos que puedes llegar a experimentar. Todavía más si es de alguien a quién quieres. Das lo mejor de ti y confías en que la otra persona va a hacer lo mismo. Error. Cada persona es un mundo (menos mal) y nadie va a actuar como tú quieras ni como a ti te gustaría. Ya no es en sí la traición, sino el cómo se ha producido y cómo ha actuado la otra persona contigo. El haberte sentido juguete, pensar que tú eres el problema, cuando tú no has hecho nada. Son muchos los sentimientos que provoca este tipo de circunstancias. 

Más allá del hecho, quedan las consecuencias. Años después sigues desconfiando de la gente. No es algo que te guste, pero la realidad es que temes volver a pasar otra vez por lo mismo. La confianza queda rota, destrozada y la paranoia te persigue en ciertas ocasiones, aunque tú no quieras. Y te paras, tomas aire y te repites una y otra vez que tienes que cambiar el chip. 

Sin embargo, no todo es malo. Aprendes a darte cuenta de quién es importante en tu vida y quién sobra. Es doloroso, pero a la larga reconforta porque quienes están, lo hacen de verdad. Pero una de las lecciones más importantes, sin duda, que debes aprender es a respetar y quererte a ti misma por encima de todo. Si yo en esos momentos no me hubiera querido, habría salido peor parada

Hoy estoy aquí con mis virtudes y mis defectos. Y sí, con esa desconfianza que me sigue allá donde voy, pero feliz. Feliz porque hoy día no me falta de nada y tengo a personas a mi lado que me han devuelto la esperanza. Hazme caso, si has pasado por esto: cuesta olvidar la traición, pero se aprende. 

Más allá de una traición
5 (100%) 9 vote[s]
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies