Hipnotizados por la hipnosis

Hipnotizados por la hipnosis

¿Qué se esconde detrás de esta controvertida terapia psicológica? ¿Sugestión, hechizo, cuento o eficaz técnica para curar enfermedades? Recuéstese en el sofá, relájese y se lo contamos. Texto y fotografías por Belén Sancho.

Siento decir que si tu sueño era hipnotizar al jefe para que te suba el sueldo, eso no va a ocurrir. Siempre nos han hecho creer en los programas de televisión que el hipnotizador contaba hasta tres y la persona quedaba en sus manos. Nada más lejos de la realidad. Decidí sumergirme en este mundo para saber qué había de verdad en la práctica de la hipnosis.

Descubriendo la hipnosis

La primera sorpresa llegó al poner en el buscador: “Hipnosis en Zaragoza”. Miles de anuncios aparecieron en mi pantalla. Psicólogos, “psicólogos” y personas que decían curar absolutamente todo (o eso parecía) a través de la hipnosis.

En esos anuncios prometían que dejarías de fumar, adelgazar, eyaculación precoz, parto sin dolor… Aquella terapia parecía ser la panacea. El problema es que yo no fumo, no necesito adelgazar, no tengo pene y no estoy embarazada. Tenía que buscar algún vicio que tuviera para comprobar si realmente funcionaba esa terapia o no.

De entre tantos anuncios me decidí por varias consultas que parecían serias y me dispuse a llamar por teléfono. En esa primera llamada, me di cuenta de que la hipnosis no curaba en una sola sesión. La terapeuta que me hablaba al otro lado del teléfono me explicaba que para este proceso se necesitaban varias sesiones con un diagnóstico previo. Ahí se evidenció el primer mito: la hipnosis no es algo instantáneo. A pesar de ello, decidí ponerme en contacto con otra consulta para hablar más detenidamente sobre el tema.

Para escribir sobre este tema, primero debía saber qué se siente cuando una persona se somete a un proceso así. Hablé con Lisbet Rodríguez, psicóloga y practicante de esta terapia en Psico-vida, para que en una sesión me demostrara cómo es esta técnica. Al entrar en ese despacho se respiraba paz, además de un fuerte olor a incienso. El sillón, música de fondo, oscuridad y ella como lazarillo en mi propio pensamiento.

“La hipnosis no es una técnica instantánea. Requiere de varias sesiones”

No sé realmente el tiempo que estuve, pero la tranquilidad y el relax que sentía era absoluto. Claro que tampoco había dormido siesta, quizás por eso fue más fácil someterme a ello.

El mayor temor al que me enfrentaba era el desconocimiento del límite de esta práctica. Pero comprendí que más que una práctica, es una herramienta. Es tan lícita como otras y puede hacer mucho bien a las personas, siempre y cuando se trate por profesionales. Al igual que en otras profesiones, existe mucho intrusismo.

Lucía Tomás, psicóloga aragonesa y conocedora de esta técnica, califica a estas personas de “charlatanes” que pueden llegar a hacer mucho daño, no solo a la profesión, sino a sus pacientes como principales afectados.

Lucía Tomás: “Si caes en manos de un charlatán, además de sacarte el dinero, te puede estropear la mente”

Otro de los mitos que he podido desmentir es que el paciente está consciente de lo que hace, ya que tiene que seguir las pautas que el profesional indica. Lo más complicado es dejar tu cuerpo de lado para que tu mente sea la protagonista. Realmente la sesión funcionó. Todo el estrés que tenía de ese día se esfumó, y por un instante pude estar totalmente relajada para ser solo mente.

Momentos previos a la sesión de relajación con Lisbet Rodríguez. Foto: Víctor Tomás Moliner

No es la panacea

Uno de los problemas de la hipnosis es el empleo de esta como la solución ante todo. Aunque puede ser una herramienta muy útil, no todo el mundo puede someterse a una hipnosis. El sujeto tiene que estar dispuesto a ello y realizarle una prueba de   sugestionabilidad que mida sus facultades.

Una persona que no confíe en el proceso y que no quiera someterse a ello es imposible de hipnotizar. Lucía Tomás considera que puede llegar a ser muy útil, pero solo para algunas personas. “La gente que promete cosas con la hipnosis está engañando”, afirma de forma contundente.

Considera que es una técnica que puede servir a algunas personas, pero cree que la terapia cognitivo conductual es más eficaz en la investigación además de ser la más rápida. Para Lucía Tomás, los niños son los mejores pacientes de hipnosis debido a la gran imaginación que poseen y gracias a ello las sugestiones son más fáciles que con una persona adulta.

En los últimos años, la hipnosis ha dado grandes saltos. Se utiliza para prácticas como el tabaquismo, adelgazar e incluso la eyaculación precoz.

Lisbet Rodríguez: “La hipnología no es una carrera (…) es una técnica que se debe utilizar por profesionales, no por magos”

La hipnosis como terapia para dejar de fumar es una buena técnica, pero no inmediata y en la que tienes que estar totalmente convencido de querer dejarlo. El tiempo varía según la persona, ya que no todos tienen la misma capacidad.

Una de las anécdotas más curiosas que me contó Lisbet fue la de cómo ayudan a los eyaculadores precoces. Hacen uso de historias en las que se busca la comparación entre algo que le resulte familiar al paciente y el problema. Por ejemplo: la profesión. A un albañil se le podría plantear un símil entre el levantamiento de una grúa y el de su pene. Es una técnica que funciona muy bien. La persona se encuentra relajada y desprovista de esas barreras racionales que tiene habitualmente. Al utilizar esa comparación, el paciente lo relaciona con su historia y de ahí que sea efectivo para solucionar el problema.

Algunos profesionales de la hipnosis van más allá. Algunos apuestan por la hipnosis como una forma alternativa a la quimioterapia para superar el cáncer. Ángel Mateo, profesional de la hipnosis en Valencia, afirma que puede ser una buena herramienta para curarlo a través de la hipertermia. Es un tipo de tratamiento en el que el cuerpo se expone a temperaturas elevadas para que destruya las células cancerosas. “Las pruebas científicas y ensayos realizados han demostrado que la hipertermia potencia a la quimio”, afirma Mateo sobre el empleo de esta terapia.

Hay quienes no están de acuerdo con que pueda ser una solución para la eliminación de un tumor. Aunque consideran que puede ser una terapia totalmente válida de acompañamiento del tratamiento médico. Eso sí, jamás abandonando la quimioterapia. “Tengo infinidad de pruebas de que cuando una persona decide trabajar su cuerpo a través de su mente, el pronóstico y la evolución de las enfermedades cambian. ¿Que cura el cáncer? No”, afirma Lisbet Rodríguez.

Realidad vs televisión

La televisión ha perjudicado mucho a la hora de hablar de hipnosis. Siempre que ha aparecido este tema se veía como el presentador “hipnotizaba” a una persona y le hacía hacer cualquier estupidez para provocar la risa del público. Hoy puedo afirmar que todo ello es parte del espectáculo televisivo.

Los tres profesionales a los que he acudido para hablar sobre el tema, y que he citado anteriormente, coinciden en la visión tan negativa que ha podido provocar la televisión sobre esta práctica. Todas las personas que aparecen en la pantalla hipnotizadas han sido sometidas previamente a una sesión hipnótica. Si realmente las personas que aparecen en televisión fueran voluntarias en ese momento, sería imposible que quedaran al instante en trance.

“Existen las regresiones al pasado, pero en un momento concreto”

Una de las prácticas que más curiosidad ha despertado en algunas personas son las famosas regresiones al pasado. ¿Qué he sido en otra vida? Recurren a hipnólogos para averiguarlo.  Algo que en ocasiones hemos podido ver en la pequeña pantalla y que  es otro invento para añadir a la lista. Sí existen las regresiones al pasado, pero en un momento concreto. Por ejemplo: volver a la infancia para superar un trauma.

Una de las cosas que parecía darnos a entender este tipo de programas era que la persona estaba en las manos de quien hipnotizaba y que de esta forma podía manipularle. Como ya he mencionado anteriormente, la persona es consciente de lo que hace. En el caso de estar profundamente en trance, existe una parte en nuestra mente que vela por nosotros y que hace que nada ni nadie nos lastime.

Lo que realmente le interesa a la televisión es el espectáculo. La hipnosis que se emplea en la realidad no interesa en televisión. Pocas personas conocen la realidad de esta terapia. De ahí nacen mitos, mentiras y distorsión de la verdadera realidad que nos ofrece la hipnosis.

También la puedes leer en Dragón Digital.

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Año de nieves

Año de nieves

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Roma: los caminos que conducen a ella

Roma: los caminos que conducen a ella

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.