Entrevista a Rafa Blanca | Periodista Intrépida
97
post-template-default,single,single-post,postid-97,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Una vida de teatro

Entrevista de personalidad a Rafa Blanca

Una vida de teatro

Nacido por y para el mundo de la interpretación. Le gusta disfrutar de la vida y hacer reír a los demás. Ha hecho numerosas obras de teatro y fue uno de los protagonistas del programa ‘En el fondo Norte’ de Aragón TV. Conocido por hacer de Agapito Iglesias o Ángel Lafita, ¿pero quién se esconde detrás de cada personaje? Descubrimos a la verdadera persona: Rafael Blanca. Texto por Belén Sancho.

El reloj marca las 16:27 y solo queda una parada para llegar a nuestro encuentro. Hemos cogido todos los semáforos en rojo y no quiero retrasarme ni un minuto. Tras una pequeña carrera, le veo abrir una puerta negra con una sonrisa de oreja a oreja. Sonrisa que no va a perder en toda la entrevista.

ENAMORADO DE ZARAGOZA. Nací en Madrid por casualidad porque mi padre tenía trabajo ahí, aunque éramos de Jaén. Con cuatro años nos fuimos a Zaragoza y ahí ha sido donde se ha asentado la familia. Estudié en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (Madrid), estuve seis años fuera y tres años por Eslovaquia. No es que tenga ganas de irme, sino que lo que tuve es ganas de volver a Zaragoza. Hoy día, profesionalmente sí necesitas salir, pero esta es mi ciudad, la ciudad que amo.

DESDE NIÑO TENÍA LA NECESIDAD DE SER ACTOR. Es tan vocacional como cualquier profesión artística, pero yo no sabía que se podía estudiar arte dramático. Fue mi madre la que con 18 años me inscribió en las pruebas de ingreso de la Escuela Superior de Arte Dramático. Yo creía que tú eras actor y punto, que estudiabas los papeles y los hacías. Pero no, hay todo un mundo detrás, una profesión, una licenciatura. He sido siempre muy payaso, muy teatrero y estoy muy orgullo de ello.

MI FAMILIA SIEMPRE ME HA APOYADO. A veces porque no había más remedio y otras veces porque veían que verdaderamente había nacido para eso. Los padres queremos siempre una profesión que luego pueda dar unos frutos económicos. Buscan hipotéticamente esas profesiones más de ciencias. A mi me han apoyado porque sabían que yo quería y servía para esto. Sinceramente no sé hacer otra cosa, me puedo poner a hacerlo pero no sé hacer otra cosa. No podría trabajar de ingeniero aunque tuviera trabajo.

NO ME QUERÍA IR DE ESCENA. La primera vez que me subí a un escenario fue con 16 años en Jesuitas haciendo una obra de teatro con profesores: “La venganza de Don Mendo”. Yo era el moro Alí y tenía cuatro frases, pero me quedé toda la obra. Me llevaba el foco, empezaba a hablar con la gente saltándome todos los textos. Yo quería estar ahí y fue bastante gracioso. Esa fue mi primera vez en un escenario real, pero con cuatro años me subí con Torrebruno. Pidió un niño y subí corriendo a bailar con él sin saber por qué. Me llamó algo dentro.

SABES QUE ESOS TIEMPOS NO VAN A LLEGAR. Recuerdo con un cariño excepcional a todos mis amigos y gente que nos rodeaba en mi infancia. He tenido la suerte de vivir en el Parque Roma donde no hemos tenido coches nunca y hemos podido jugar en la calle a lo que quisiéramos sin ningún miedo. Mi infancia es la que intento dar a mi hija, pero no encuentro dónde. Hay más miedo siendo padre que el que tú tenías cuando eras pequeño. Tengo 35 años y, a medida que vas cumpliendo años, te acuerdas mucho más de la infancia.

ME QUEDO CON MI FAMILIA. Me siento a gusto en esta ciudad y por eso no he dado los pasos para cambiar mi vida. Además, no podría arrastrar a mi familia a un sitio que no sabemos qué salida puede tener. Ellos son el verdadero apoyo que estaban antes de que estuvieras tú y son los que estarán cuando tú te vayas. Como mediterráneo y andaluz me considero familiar.

ME CASÉ EN EL TEATRO DE LAS ESQUINAS. Teníamos dos opciones: casarnos en un pueblo pequeño al que vamos a veranear en el Cabo de Gata (Almería) o hacerla en un teatro. Nos casamos el año pasado, ya teniendo a nuestra hija. No nos habíamos casado antes porque no entendíamos que fuese necesario. Fue una ceremonia teatral de 50 minutos musical que me hicieron todos mis compañeros de la tele, del teatro. Fue una ceremonia de los años 20 por el rito teatral, inventado por Alberto Castrillo, director de mi compañía. Resultó algo bastante emotivo y emocionante.

EL DÍA MÁS FELIZ DE MI VIDA FUE CUANDO NACIÓ MI HIJA. Es una emoción que tú no puedes valorar. Es una bofetada de adultez en el que te conviertes en otro tipo de ser humano distinto. Has pasado de ser hijo a ser padre y es muy grande esa emoción, no hay palabras. Probablemente, el segundo día más feliz de mi vida es el día de mi boda en el que lo pasé muy bien.

TIENES QUE SER LO QUE TE A TI TE APETEZCA SER. Si mi hija quiere ser actriz el día de mañana, la suerte es que yo le podré enseñar, no solo las técnicas, sino el mundo del teatro, de la interpretación. Le puedo enseñar las vías y los cables que hay que tocar, pero si me dice que quiere ser abogada haremos lo que podemos. Lo que quiera hacer que lo tenga claro, que no ande perdida.

ESTOY CONTENTÍSIMO CON MI VIDA. Creo que no cambiaría nada de lo que he hecho. No he hecho nada de lo que no me sienta orgulloso, o no orgulloso, pero no a disgusto con lo que haya hecho. Todo lo que hace uno en la vida son puertas que va abriendo. Por lo tanto  han sido decisiones tuyas, y las que no han sido decisiones tuyas no podrías cambiarlas.

*****

NO HE MEMORIZADO NUNCA Y SE ME HA DADO FATAL. Creo que a nadie nos gusta estudiar, es todo práctica a la hora de aprenderse textos y guiones. Nunca he sido de memorizar realmente, pero ahora por obligación se queda. Más que estudiar, a mí lo que me ha gustado siempre es comprender y sacar de cada cosa lo que me interesa para mi vida.

SIN EL TEATRO SE PUEDE VIVIR, SIN EL AMOR NO. Es obligatorio para el ser humano amar tanto a tu pareja, como a tu hijo, como a tu familia, como a tu bicicleta. Hay pequeñas y grandes cosas que nosotros somos quienes decidimos la talla del amor que tenemos que dar. Yo amo a todo lo que me rodea, no como Gandhi, me refiero a mi familia, mi trabajo, mi lugar. Sin el teatro se puede vivir, pero también es verdad que si no estoy encima de un escenario durante cierto tiempo, que suele ser habitual, me siento muy mal por dentro. También es una función vital.

HAY QUE TENER PACIENCIA. Nos pasa a todos los actores cada cierto tiempo cuando no salen trabajos. Te agobias y empiezas a pensar en dedicarte a otra cosa. Me ha pasado muchas veces el decir dejo esto, pero no lo dices de verdad. Doy gracias a que no ha sucedido que en momentos de debilidad en los que pensara dejarlo viniera alguien proponiéndome un negocio porque a lo mejor lo hubiera cogido.

NIEGO LA SUPERSTICIÓN EN LA VIDA COTIDIANA Y EN LA PROFESIÓN. Tengo amigos que no quieren vestir de amarillo nunca. Pero yo las supersticiones no las entiendo como tal, incluso siendo viernes 13 entiendo que es una superstición más anglosajona que española. La superstición es un modo de creencia en el que sí haces algo que está prohibido te pueden castigar. Una providencia que no existe, entonces no hay por qué asustarse. Supongo que la mala suerte la buscas tú también, lo mismo que la buena.

NO SOY DE DRAMA EN LA VIDA REAL. Cualquier Canovaccio de la Comedia del Arte, comedia italiana del siglo XV-XVI, podría definirme perfectamente. Las grandes historias han sido siempre tragedias más que dramas, pero yo no soy de drama en la vida real porque es demasiado psicológico. El drama busca demasiado en la psique del ser humano, yo soy más de instintos naturales. Pero siempre comedia, porque deja un regustillo que emociona a la gente.

LA COMEDIA NO ES SIMPLEMENTE TOMARSE LAS COSAS A BROMA. La comedia tiene una enseñanza y te deja feliz cuando termina. No busco en la vida la psicología extrema, los pensamientos y ponerme a pensar en los porqués, me dejo llevar. Eso sí, la comedia en mi vida a la hora de hacer frente a los problemas es llevarlo al extremo hasta que se soluciona. Como cualquier personaje cómico, pero esto no significa que me tome la vida a broma, no tiene nada que ver.

*****

NO ME GUSTA QUE LA GENTE SE IMPONGA POR ENCIMA DE OTRAS. Creo que caemos en faltas de respeto y de valores sociales como la amabilidad. La falta de respeto, el FC Barcelona (ríe levemente), el abuso de una persona sobre el que cree que no puede. Cuando abusas de una persona, lo odio en todos los ámbitos de la vida.

SOY ZARAGOCISTA Y ABONADO. El FC Barcelona no me gusta nada (ríe). Es algo irracional, pero he aplaudido a sus jugadores. El concepto en sí de FC Barcelona no me gusta, ni yo a ellos imagino. A mi familia le gusta el Real Madrid de toda la vida, pero yo soy zaragocista y abonado. Es el equipo que me ha dado mis alegrías y mis decepciones. Pero luego sí tienes unas filias como en mi caso es el Real Madrid, el Jaén, el Betis. Tenemos equipos que te gustan más que ganen a que pierdan.

NO PUEDES PEDIR MÁS. Imagínate ser actor y trabajar en un programa en el que se habla del Real Zaragoza, no puedes pedir más. Hay gente que sigue reconociendo los buenos ratos que les hacíamos pasar. No era algo que hiciéramos por obligación, sino por devoción. Por supuesto, no queríamos tener faltas de respeto a nadie. Llegué a conocer a Lafita y, al principio, estaba un poco reacio, pero luego se reía y entendía la historia. Fueron buenos momentos.

SOY MUY FUTBOLERO, PERO TAMBIÉN MUY ACUÁTICO. Consumo mucho deporte en televisión y practico cuando puedo. También me gusta la pesca, el submarinismo y los toros. Me gusta pescar en mar por estar calmado. Es un ritual de apaciguamiento donde estás tú y el azul delante de ti. Estar en el mar o estar con mi mujer y mi hija viendo una película por la noche el sábado son las cosas que más me apaciguan. Busco la paz y la tranquilidad para mí y para los que me rodean.

LA FAMA NI ME GUSTA, NI ME ATRAE NI ME INTERESA. No me gusta que me reconozcan, me gusta si la gente me dice que lo que yo he hecho les ha gustado o emocionado. Pero el hecho de que me reconozcan no. ¿Por qué no aplaudimos a los cirujanos cuando operan algo grave y salvan a una persona? Nadie entra a aplaudir. Lo nuestro, en muchos casos, es fama fácil cuando probablemente no hayas hecho nada. Me gusta el valor de lo que haces.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies