El Ebro, en pleno crecimiento

El Ebro, en pleno crecimiento

El Ebro no guarda silencio. El Ebro hace más ruido que nunca después de haber escrito una nueva página para la historia del Club. Después de lograr el ascenso, el equipo zaragozano quiere mantener vivo este sueño. Texto e imágenes por Belén Sancho.

Con los pies en el suelo, pero con la cabeza alta por todo lo logrado. El CD Ebro vive uno de sus momentos más dulces. Y es que han logrado ascender el primer equipo a Segunda B y el juvenil a División de Honor.

Dos ascensos logrados a base de esfuerzo diario de un club que trabaja humildemente para seguir consolidando su proyecto.

Durante el verano, el club comenzó a trabajar para adecuar todo de cara a la nueva temporada. “El Carmen” fue remodelado y ahora cuenta con una capacidad para 1.200 personas. También se hizo una auténtica remodelación en el primer equipo. Desde el cuerpo técnico hasta la propia plantilla de jugadores que cuenta con 15 caras nuevas dentro del vestuario.

José Carlos Gil, guiando el camino

Gil fue uno de los jugadores que participó en el ascenso del CD Ebro la pasada temporada.

Todo equipo necesita un capitán, un líder capaz de levantar a todo un vestuario para conseguir que todo vaya hacia delante y se consigan los propósitos de un equipo. Pero no todo el mundo está capacitado para ello. José Carlos Gil es quien porta esta campaña el brazalete del CD Ebro, aunque la temporada pasada también tuvo que ejercer en alguna ocasión porque era segundo capitán. “Este año el míster me ha vuelto a poner el brazalete. Estoy muy contento por la confianza y confíe en mí como capitán”, afirma el jugador.

Gil es uno de los tres jugadores que todavía continúa esta temporada vistiendo la camiseta arlequinada. Este verano llegaron nuevas incorporaciones al club y solo José Carlos Gil, Edu García y Eduardo Loscos quedan de los ‘héroes’ del ascenso. Un ascenso que se logró a base de esfuerzo y trabajo de todos y cada uno de los integrantes que formaban la plantilla, sin olvidar la unión.

“Todos pusieron su granito de arena para que esto se consiguiera”

La temporada no fue fácil para los zaragozanos, pero consiguieron proclamarse campeones de la Tercera División Aragonesa. El siguiente paso era luchar por el ascenso directo ante el CD Varea. Dos partidos más para intentar alcanzar un sueño.

En la ida, fueron los zaragozanos quienes dieron el primer golpe.  Belanche marcó en el minuto 83 de partido, pero en la vuelta el sueño pudo acabar en pesadilla. Los riojanos consiguieron darle la vuelta al marcador con dos goles, pero el CD Ebro supo reaccionar y no paró hasta lograr el empate. Belanche fue de nuevo protagonista y logró hacer el segundo gol que permitió a los aragoneses ascender.  Un premio a la constancia y al esfuerzo de un equipo que demostró que si se quiere, se puede.

Gil recuerda perfectamente el día de tan ansiado ascenso: “Conseguimos darle la vuelta al partido y, a partir de ese momento, todo fue alegría, felicidad y celebraciones”.

Y una vez acabaron las celebraciones, el CD Ebro tenía la obligación de comenzar a preparar la nueva temporada en una categoría en la que se estrenaba por primera vez en su historia. Los inicios nunca son fáciles y menos cuando cuentas con una plantilla tan nueva, pero con el paso del tiempo el equipo empieza a funcionar, tal y como reconoce el propio capitán: “El grupo ya está mucho más unido, centrado en lo que tenemos que hacer y, a partir de ahora, parece que empiezan a llegar los resultados”.

Actualmente, el CD Ebro ocupa la undécima posición de la tabla clasificatoria con 26 puntos habiendo logrados seis victorias, ocho empates y siete derrotas. Gil hace un balance positivo y considera que es necesario sacar el máximo número de puntos posibles para lograr mantenerse en la categoría. Él confía en conseguir dicho propósito: “Creo que el equipo está muy capacitado parar lograr la permanencia”. Una de las virtudes que tienen para poder lograr el objetivo, tal y como él mismo reconoce, es el trabajo de todo el equipo. “Intentamos poner todo el corazón del mundo”, afirma. Una virtud que se puede ver cada fin de semana en el campo donde el conjunto arlequinado lucha hasta el final cada balón.

Kevin Lacruz, detrás de un pase de gol

Rápido y con visión de juego. Sabe lo que tiene que hacer, sobre todo, cuando tiene un balón entre los pies. Ambicioso y trabajador. Pero también un chico centrado en sus estudios al que le gustaría dedicarse en un futuro al alto rendimiento. Así es Kevin Lacruz. Después de varias temporadas fuera de la capital aragonesa, vuelve a casa.

A sus 23 años ha pasado por diferentes clubes que le han hecho crecer. Despuntó en el Real Zaragoza B (llamado Deportivo Aragón en la actualidad). Su constancia y esfuerzo le llevaron a ser premiado por Marcelino García Toral el, por entonces, entrenador del Real Zaragoza que le hizo debutar en el Sánchez Pizjuán (Sevilla) en la temporada 2009/10.

El compañerismo y la unión imperan en el vestuario del CD Ebro.

Después de militar varias temporadas en el filial zaragocista, Lacruz puso rumbo a Sevilla donde ficharía por el filial del Real Betis. Un proyecto ilusionante que tenía como objetivo la vuelta a la categoría de Segunda B. Y se logró. Además con él como protagonista marcando el gol en el último minuto de descuento. “No pudo acabar de mejor manera la temporada”, cuenta el jugador.

Habiendo logrado el ascenso con el Betis B, Kevin Lacruz recibió una oferta del Deportivo Guadalajara. Sería su siguiente parada. El equipo alcarreño era uno de los equipos fuertes del Grupo II de la Segunda División B con aspiraciones para lograr el ascenso a la Liga Adelante. Esto suponía un salto en su carrera, ya que hasta ahora solo había militado en filiales de equipos. Desde el primer momento, el Guadalajara luchó por ascender y consiguieron meterse en play-off. Aunque consiguieron eliminar al Almería en la primera eliminatoria, fue el Huracán Valencia quien truncaría el sueño de meterse en la última ronda para luchar por el ascenso. Un final amargo para los alcarreños  donde notaron más que nunca el apoyo de los suyos tal y como explica Kevin Lacruz: “Nos metimos al vestuario y nos hicieron salir porque nos estaban esperando para agradecernos todo lo que habíamos hecho”.

Finalizado el contrato con el Guadalajara, entró el CD Ebro en escena. Un ascenso y un proyecto ambicioso con el que reunir a jugadores que conozcan bien la categoría. Kevin Lacruz firma con el equipo zaragozano este verano y supone su regreso a casa, su vuelta al club que le vio dar sus primeros pasos en el mundo del fútbol.

Con el paso de las jornadas, Kevin Lacruz ha conseguido ser un fijo en el once de Emilio Larraz. Esta temporada vuelve a una posición donde disfruta jugando y donde le permite una mayor movilidad. De hecho, ha marcado cuatro goles en este arranque liguero. “Estamos concentrados en conseguir la permanencia e intentar cada uno poner lo mejor de sí”, comenta Lacruz. En el Ebro, se ha reencontrado con algunos antiguos compañeros y amigos con los que compartió vestuario en su etapa en el filial zaragocista. Un vestuario que cada día se encuentra más unido y donde reina un buen ambiente entre un grupo de profesionales comprometidos con un mismo objetivo: seguir haciendo grande al CD Ebro.

Kevin es uno de los tres máximos anotadores del equipo con cuatro tantos.

Pero no todo es fútbol en la vida de este jugador. Kevin Lacruz estudia INEF en la Universidad San Jorge (Zaragoza) porque le gustaría poder dedicarse en un futuro al alto rendimiento. Un plus más para el jugador que tiene que compaginar deporte y estudios, aunque nunca ha sido un problema para él.

Después de varias temporadas fuera, el jugador vuelve a estar cerca de los suyos que no fallan ni un solo partido para ir a verle. Su familia juega un papel fundamental y cada paso que el jugador ha dado no lo ha hecho solo. “Vamos todos a una”, confiesa Lacruz. En su día a día, compatibiliza los entrenamientos con la clase y, por supuesto, saca tiempo para estar con los suyos. Con su vuelta a casa, ha podido recuperar viejos hábitos que antes, estando lejos de su familia, no podía hacer.

La familia y los amigos son pilares fundamentales en la vida de Kevin.

Vive el día a día y solo se marca objetivos a corto plazo. Ese primer objetivo pasa por ganar este domingo y acercar al equipo un poco más a la permanencia. En un futuro, él es ambicioso y se pone metas altas para meterse en el fútbol profesional y seguir creciendo. Lacruz ve capaz al CD Ebro de mantener la categoría y anima a la afición a que acuda al campo cada jornada.

Orgullo arlequinado

El División de Honor del CD Ebro luchará por consolidarse en la categoría.

Como todo club que se precie, el CD Ebro presta especial atención y mimo a su cantera. La temporada pasada fue una campaña para enmarcar en la que no solo el primer equipo consiguió ascender a Segunda División B, también el juvenil consiguió el ascenso a División de Honor.

La cantera del CD Ebro vive a día de hoy un buen momento. En parte, gracias a años de esfuerzo y trabajo que les han llevado a formar grandes profesionales. Gran ‘culpa’ de ello tiene el encargado de la cantera, Juan Carlos Ruiz de Lazcano. Esta es su séptima temporada en el club arlequinado. Un hombre que cuenta con gran experiencia en el fútbol base. Despedido por el Real Zaragoza después de 16 años trabajando, Ruiz de Lazcano ficha por el CD Ebro para reflotar la situación.

Desde su llegada se produjo una auténtica revolución: de 12 equipos han crecido hasta los 18 que tienen hoy día. “En estas temporadas hemos conseguido: 17 ascensos, nueve campeonatos de Liga, ocho campeonatos de Copa, ocho subcampeonatos de Liga, siete terceros puestos en Liga y dos subcampeonatos de Copa”, afirma Ruiz de Lazcano. Hace un buen balance de estos siete años y asegura que la clave es seguir trabajando e intentar vincular a todo el mundo con el nombre del Ebro.

Laura Ferrer en Libre Directo habla de todo el fútbol regional aragonés.

Laura Ferrer, periodista de la emisora zaragozana Radio Ebro, lleva años cubriendo la actualidad del fútbol aragonés. Es uno de los pocos medios que presta especial atención a la cantera y a todas las categorías del fútbol aragonés.

“Es un club histórico en el que el trabajo de todos es encomiable”, afirma Ferrer. Cada fin de semana, Laura Ferrer se desplaza hasta “El Carmen” para cubrir los partidos. Considera que el Ebro ha apostado por gente importante para sacar adelante un proyecto en el que a día de hoy el objetivo es consolidarlo. Destaca la labor del equipo arlequinado con la cantera y afirma que siempre han trabajado muy bien la base.

El CD Ebro puede considerarse un ejemplo por su proyecto de futuro. El trabajo diario y la constancia han sido las claves para que hoy puedan estar cosechando éxitos. Pero esto es solo el principio. El club debe seguir apostando por su filosofía de cantera y continuar creciendo para poder decir orgulloso: “¡Somos Ebro!”.

La apuesta por la cantera es uno de los principios del CD Ebro.

Álbum completo con las fotos del fotorreportaje

Otros álbumes

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Año de nieves

Año de nieves

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Roma: los caminos que conducen a ella

Roma: los caminos que conducen a ella

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.