Día de la Salud Mental: rompiendo tu burbuja | Blog Periodista Intrépida
2355
post-template-default,single,single-post,postid-2355,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Día de la Salud Mental: rompiendo tu burbuja

En la imagen, aparezco de espaldas en el acantilado El Bolao (Cantabria) con los brazos abiertos.

Día de la Salud Mental: rompiendo tu burbuja

Como cada día, te despiertas media hora antes de que suene el despertador. Has dormido poco, lo habitual desde hace tiempo, y no has parado de tener pesadillas de todo tipo. Sin embargo, ninguna te asusta tanto como la que ocurre ahora: cuando abres los ojos.

Una mañana más ahí está, junto a ti. Al parecer, debe sentirse a gusto, porque lleva más de dos años contigo. Se siente poderosa, tiene todo tu control desde que te levantas, hasta que te acuestas. Haces vida diaria con ella, pero sigues sin acostumbrarte a que esté ahí. Cada día te cansa más y más tanto física como mentalmente. No estás para nadie, ni siquiera para ti misma.

Miedos, inseguridades y desconfianza son todo lo que sientes y lo que provoca que te encierres en ti misma y no sepas qué hacer o a dónde acudir. Has creado una burbuja para protegerte, pero no te das cuenta de que cada día todo es más doloroso. Ya no salen lágrimas, se han secado. Y lo que ves en el espejo ya no lo reconoces, porque cada día todo es más oscuro y no encuentras la salida.

Llega el momento en el que haces clic. Un día empiezas a ser consciente de que esto no es lo normal, hay salida y tú eres parte del problema y de la solución. No pierdes más el tiempo y decides ponerte en manos de profesionales. Retomas tu rutina deportiva, sales de casa más y poco a poco tu burbuja se va rompiendo. Sin embargo, la presión continúa y mantienes una lucha diaria.

Batalla a batalla, llegas al día clave. Ese día en el que rompes la burbuja con todas tus fuerzas y gritas al cielo que nunca más. En realidad, sabes que siempre va a estar ahí, pero eres consciente de cómo frenarla. Tienes derecho a ser feliz y a disfrutar de la luz, porque tú mejor que nadie sabes lo que es vivir a oscuras.

Texto y fotografía por Belén Sancho Ligorred.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies