Año de nieves

Año de nieves

Hay quién encuentra su paraíso en una playa con palmeras. Otros, en una montaña repleta de nieve en invierno. Y quiénes disfrutamos de ambos lugares en la época del año en la que te encuentres. Pero disfrutar del invierno es posible, aunque el frío no te guste nada. El esquí es uno de los deportes favoritos de invierno y si todavía no has aprendido, estás a tiempo porque nunca es tarde para aprender a esquiar. Quítate los zapatos, ponte las botas y el abrigo e impúlsate para resolver algunas de las dudas típicas previas a la primera vez sobre unos esquís. Texto por Belén Sancho Ligorred.

¿Cuál es la mejor estación de esquí?

Una de las primeras preguntas que se te pasarán por la cabeza es saber cuál es el mejor lugar para empezar a esquiar. Cada persona tiene sus preferencias, las mías son Aragón, Cataluña y Andorra. Por cercanía, son las estaciones que más conozco, pero es tan fácil como mirar el plano de cada estación y ver qué pistas ofrecen. Si estás iniciándote, necesitarás un lugar donde haya pistas verdes. 

Mis favoritas para iniciarse son Candanchú y Boí Taüll, porque ambas cuentan con muchas pistas verdes y azules asequibles que te permiten disfrutar. Además, suelen tener un buen nivel de nieve, que es importante para deslizarte con mayor fluidez. Vallnord Pal-Arinsal también es un lugar bastante apto para iniciarse, aunque los recorridos de las pistas verdes son más cortos. 

Cerler también tiene un buen nivel y presenta una gran variedad en pistas. Es una de mis favoritas tanto por la distribución de sus pistas, como por el trato personal y cercano. En un lugar de esta estación, en una pista de cuyo nombre no quiero acordarme, sufrí una de mis caídas más fuertes, pero eso no ha impedido que siga yendo a disfrutar como cada mes de enero. Las vistas de la montaña son espectaculares y merece la pena hacer unos kilómetros de más.

Consejos para principiantes de esquí

Ante un reto nuevo, surgen muchas preguntas y qué es lo más adecuado para subir a esquiar. A mí me ocurría las primeras veces y no paraba de leer artículos y ver vídeos de monitores dando consejos. Esos tips me resultaron muy útiles y con el paso del tiempo te das cuenta de qué cosas necesitas contigo durante la realización de este deporte. Estas son algunas de las cosas que he aprendido haciendo esquí:

    • Lleva muchas capas: la idea es poder hacer deporte sin pasar frío, pero sin sudar en exceso, pues resulta incómodo. En mi caso, suelo llevar cuatro capas más el abrigo y al llegar, es cuando decido quitarme alguna o dejar tal cual estoy.
    • Invierte en un buen material: la ropa térmica y los accesorios son indispensables. En tiendas especializadas, encontrarás prendas de mejor calidad y que te puedan aislar del frío.
    • Ponte las pilas: toma un desayuno rico y equilibrado para cargar energía y disfrutar así de un día sobre la nieve. No olvides llevar contigo una pequeña barrita en alguno de tus bolsillos, así podrás saciar tu hambre cuando sea necesario.
    • El sol, tu gran enemigo: la protección solar y las gafas son imprescindibles. La crema facial, gracias a su pequeño tamaño, puedes llevarla contigo y así echarte durante el ejercicio. Escoge las mejores gafas para esquiar y tener una perfecta visión, así evitarás posibles conjuntivitis.
    • Ponte en forma: no es una opción indispensable, pero lo cierto es que cuanto más en forma estés, menos sufrirás. Es un deporte muy completo y si no estás acostumbrado puede resultar agotador, especialmente, si estás iniciándote en este mundillo.
    • Actualízate: muchas estaciones de esquí tienen sus propias aplicaciones y redes sociales por las que puedes mantenerte al tanto. Ahí ponen los partes de nieve, las rutas y conocerás la última hora cuando subas a esquiar.

Clases de esquí, ¿sí o no?

Cuando subes con amigos o con pareja, siempre hay alguno de ellos que se ofrece a enseñarte y ayudarte a dar tus primeros pasos. Armaos de paciencia e intentadlo, pero lo cierto es que resulta muy complejo enseñar a otro adulto desde cero. Si esa persona nunca ha probado antes el esquí, le faltarán muchos conocimientos: colocación corporal, cómo frenar, saber tirarse. Por lo que conllevará mayor tiempo. 

Desde mi experiencia personal, recibí unas pequeñas nociones básicas con alguien de confianza. Pero ante mi nula capacidad de autoaprendizaje, opté por contratar unas clases que me permitieran saber lo básico. Hoy puedo decir con total tranquilidad que fue una de las mejores inversiones que hice. Todo lo que aprendí en esos dos días no se me ha olvidado y lo he podido ir mejorando. De tal manera, que supone un aprendizaje continuo y bien aprovechado. En futuras ocasiones, estoy segura de que volveré a contratar más clases para seguir perfeccionando.

La mayor parte de las estaciones ofrecen clases individuales o colectivas. Dependiendo de tus necesidades y de tu presupuesto puedes escoger la que mejor se adapte. Por lo que si estás preguntándote si merece la pena o no hacer esa inversión, yo, sin duda, digo sí. Merecerá la pena y así podrás disfrutar de un día de deporte, montaña y naturaleza increíble.

Belén Sancho Ligorred

Licenciada en Periodismo. Estoy especializada en Marketing Online y en Innovación de Contenidos Digitales. Soy una apasionada de la fotografía, del deporte y de la comunicación. Siempre aprendiendo y en busca de nuevos retos.

Related Posts

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Palacio Real de Olite: un lugar de cuento

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Cantabria amiga, Cantabria siempre

Roma: los caminos que conducen a ella

Roma: los caminos que conducen a ella

Jaca: una ventana al Pirineo

Jaca: una ventana al Pirineo

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.